CatalàEspañolEnglishFrançaisDeutch
Paddle Van Sup School

Las Fuentes de Sant pere

Las Fuentes de Sant Pere de Alcanar son manantiales de agua dulce y fresca que emanan de las rocas, de la arena y dentro mismo del mar. Situadas en la cabeza del barranco de Codoñol, en la partición de los términos municipales de Alcanar y Sant Carles de la Rápita, son una auténtica maravilla y configuran una playa encantadora.

Documentadas ya en la Baja Edad Media, durante siglos han convertido en un punto de referencia importante en la zona. En cuanto al aspecto divisorio entre los términos municipales sirvió durante años para separar los términos municipales de Amposta y Ulldecona, primero, y más modernamente La Rápita, con el de Alcanar. En cuanto a la importancia estratégica como abrevadero, lo aprovecharon los barcos que recorrían la costa o fondeaban en la bahía de los Alfacs, piratas incluidos, y también fue esencial para la ganadería: en aquel punto había agua en abundancia —hasta el siglo XX hubo un abrevadero para el ganado— y además se convertía en un cruce entre el Lligallo de la Mar, que recorría el litoral mediterráneo, y el Lligallo del Codoñol que, desde ese punto, se adentraba perpendicular al mar en busca de la Sierra de Montsià y de allí hacia los Puertos de Beseit pasando por Ulldecona o la Sénia .

Y es que las Fuentes de Sant Pere no paran de brotar durante el año. Sin duda es la fuente más prolífica de la Sierra de Montsià, tanto en cuanto a la espectacularidad de los manantiales que salen de la arena misma, como por la cantidad de agua que emana.

Además, si se recorre el litoral en busca de Las Casas de Alcanar, existen más surtidores en la misma de arena. No son tan espectaculares como las Fuentes de Sant Pere del Codoñol ni brotan con tanta virulencia, pero forman un conjunto importante y, en cierto modo, desconocido de aquella parte del litoral catalán.

Como testimonio de su importancia histórica, aquí os reproduzco fragmentos de un texto de la web del Alcanar Agustín Bel con una cronología que nos envía hasta el siglo XIII:

«El año 1555, el cronista imperial Florián de Ocampo las describió con todos los pormenores como poderosos manantiales. Manantiales que, gracias a su naturaleza artesiana, nutrían entonces las balsas naturales del lecho del barranco:

» [ ... ] Por aquella Parte Donde solía ser un Monasterio de Monjes, Llamado la Rapita, grandes tres leguas Apartado de los Alfaques. Y Comienzo por allí la montaña de Moncada, sobre la mesma costa, que dura dos leguas en largo: y en medio de ella, junto con la ribera, zan las fuentes de San Pedro, tan abundantes en agua, que no bastan despedir todo lo que Manan, y permiten por baxo del mar adelante gran trecho grandes borbotones muy dulces, que rebolsan encimeras de lo salobre sin se le mezcla ni corromper. Dos leguas destas fuentes viene también Alcanar en la mesma montaña, desviación de la ribera casi media legua...

» Basta conocidas en la Edad Media - el límite septentrional del término de la Punta de Benifallim era en 1251 «a la primera fuente de San Pedro », y además son documentadas en los años 1149, 1276 y 1414 - , hasta ahora habían estado ubicadas erróneamente entre la Rápita y Amposta.»

Seguir leyendo…