CatalàEspañolEnglishFrançaisDeutch
Paddle Van Sup School
Archivo para Google Earth

Lligallo (cañada)

En Alcanar entendemos por «lligallo» un camino ganadero; faja de terreno comunal que sirve para pasar los rebaños de ganado que suben o bajan de la montaña al llano, también llamado cañada o colada.

Esta palabra es desconocida fuera del dialecto tortosino. De origen medieval, designaba una institución antigua dedicada a la conservación y fomento de la ganadería que se extendió a Morella, Tortosa y el Maestrazgo (Diócesis de Tortosa). La etimología no es clara y se especula que deriva, o bien de una asociación de pastores considerada una liga (y de ahí «lligallo»), o bien a partir de que estas vías pecuarias «lligaven» (enlazaban) puestos de interés o poblaciones.

Hoy en día nos referimos a «lligallo» a vías que originariamente eran ganaderas y que, con el paso del tiempo, han tenido otros usos (principalmente agrícolas) y han servido para la interconexión de diferentes lugares o espacios.

Se cree que estas vías se formaron gracias al paso de los animales que buscaban rutas para pastar o beber y, posteriormente, de los depredadores de aquellos animales. Posteriormente fueron aprovechadas y reguladas cuando la actividad humana comienza con la trashumancia, hasta el punto de delimitar la nomenclatura, las anchuras y la jurisdicción.

Es a partir de estos caminos que aparecen otros elementos que se vinculan y que también encontramos por el término y en la Sierra de Montsià:

- Paredes de piedra en seco, mojones, hitos, pilones y marcas, para delimitar el trazado.
- Corrales, cerrados y malladas para albergar el ganado cuando fuera necesario.
- Balsas, fuentes, pozos, cisternas y «cocós» para abrevar el ganado.
- Descansaderos, puentes, vados, contadores (puntos adecuados para felicitar el recuento de cabezas de ganado)...

Forman parte de la extensa red de vías de comunicación de Alcanar, donde además tenemos una tupida red de caminos rurales que comunican el extenso territorio, que va más allá del término municipal y nos lleva hacia las llanuras (términos de Vinaroz, San Jorge o Traiguera). Para más una completa información consultar el magnífico trabajo de investigación del Alcanar Lluc Gombau aquí.